CUADRO DE BÚSQUEDA

BIBLIOVIDEOS

Loading...

jueves, 3 de febrero de 2011

LA SOLEDAD DE LOS NÚMEROS PRIMOS, DE PAOLO GIORDANO

La soledad de los números primos de Paolo Giordano:

Paolo Giordano se ha convertido, hoy por hoy, en el fenómeno editorial más relevante de los últimos años en Italia. Con tan sólo veintiséis años, La soledad de los números primos, ópera prima de este recién licenciado en Física Teórica, ha sido galardonada con el premio Strega 2008 y ha conseguido un éxito de ventas sin precedentes para una primera novela.  Asimismo, ha despertado un gran interés internacional y será traducido a veintitrés idiomas.
Como introducción a esta excepcional novela, dejemos al texto hablar por sí mismo: «En una clase de primer curso Mattia había estudiado que entre los números primos hay algunos aún más especiales. Los matemáticos los llaman números primos gemelos: son parejas de números primos que están juntos, o mejor dicho, casi juntos, pues entre ellos media siempre un número par que los impide tocarse de verdad. Números como el 11 y el 13, el 17 y el 19, o el 41 y el 43. Mattia pensaba que Alice y él eran así, dos primos gemelos, solos y perdidos, juntos pero no lo bastante para tocarse de verdad.»
Esta bella metáfora es la clave de la dolorosa y conmovedora historia de Alice y Mattia. Una mañana fría, de niebla espesa, Alice sufre un grave accidente de esquí.  Si la firmeza y madurez con que este joven autor desarrolla el tono narrativo impresiona y sorprende, no menos admirable es su valor es su valor para asomarse sin complejos, nada más y nada menos, a la esencia de la soledad.
Para consultar algunos comentarios sobre este libro, pulsa aquí
Una crítica literaria sobre el libro, puedes encontrarla aquí
Aquí tienes otra crítica

6 comentarios:

  1. "DE MIS SOLEDADES VENGO. A MIS SOLEDADES VOY" que escribió el poeta. Muy de acuerdo con el comentario-introducción de Mº José, me gustaría añadir que la existencia del ser humano es un acto, un desesperado acto, para reducir y/o neutralizar su soledad. A veces, muchas, es sencillamente imposible. "LA SOLEDAD DE..." me ha proporcionado un viaje apasionante como lector. Los personajes se adhieren a tus células y se lee con inquietante -y subyugante- voracidad. Paco J.

    ResponderEliminar
  2. Para comunicarnos, para compartir lecturas, para sentir que, pese a nuestras diferencias individuales, tenemos una parcela común que nos permite rellenar esos vacíos inexorables que constituyen nuestra existencia más radical. Para sentir por un momento que, aunque esencialmente estemos solos, aunque en el fondo de nosotros mismos todos alberguemos alguna experiencia que nos ha hecho sentir en algún momento extraños y, en el peor de los sentidos, aislados, sin embargo, tenemos la posibilidad de expresar esas sensaciones y muchas más, ya que contamos con la posibilidad de reflexionar juntos sobre una historia y unos personajes que, estoy segura, a ninguno nos ha dejado indiferentes.
    Para eso, para hablar de la soledad de los números primos, y para lo que quieras expresar, nos vemos el MARTES 15 FEBRERO, A LAS 18´30

    ResponderEliminar
  3. Quisiera subrayar los siguientes aspectos de esta lectura:
    1.- La juventud de su autor y, por contraste, su tremenda madurez para abordar un tema tan desgarrador como la soledad.
    2.- La capacidad para atraparnos en una historia que, en principio, nos resulta ajena al personalizarla en dos seres aparentemente diferentes. Y que, casi sin darnos cuenta se va metiendo en nuestra propia historia hasta convertirnos en un número primo más, porque, ¿qué somos los seres humanos sino un número primo en palabras del autor?
    3.- La originalidad del título y la metáfora del ser humano como una peculiaridad matemática.
    4.- El tema en sí: la soledad. Pero no es esa soledad que se elige o que te elige, esa soledad transitoria de la que puedes escapar o no. Es esa soledad existencial, esa realidad más radical que el ser humano es. "Estamos solos, sin excusas", como diría Sartre. Y es que entre Mattia y Alice y el resto de los personajes solo existe una diferencia: haber comprendido o no que ésa es nuestra realidad. Todos los personajes están atrapados en esa soledad esencial. La única diferencia está en atrapar esos segundos en que se toman las decisiones que marcan nuestra vida o en dejarlos escapar.
    También es interesante el perfil que traza el autor de algunos trastornos de conducta como el autismo o la anorexia. Magistral.
    En fin, me parece una obra cruda, demoledora, que no por estar escrita de forma ágil y amena pierde parte de su intensidad.
    No sé si el autor podrá superarse, porque creo que ésta tal vez sea su "obra".

    ResponderEliminar
  4. Sólo añadir algunas frases que me han llegado muy hondo:
    "Se contarían sus vidas, como si de verdad pudieran resumirse.
    ...desconocidos que fingen una intimidad y arañan la superficie de las cosas para evitar el silencio".

    "La gente no perdía el tiempo, se aferraba a unas pocas casualidades y fundaba sobre ellas su existencia.
    ...Las decisiones se toman en unos segundos y se pagan el resto de la vida".

    ResponderEliminar
  5. Un libro para reflexionar que se lee con gran facilidad.
    Todos en algún momento de nuestra vida hemos sentido esa "soledad de los números primos", la sensación de que estamos solos, que nadie nos entiende y que queremos salir de ahí.
    Los protagonistas tienen dos formas patológicas de enfrentarse a esa soledad:
    -Alice intenta complacer a todo el mundo y está dispuesta a hacer cualquier cosa con tal de ser aceptada: hacerse un tatuaje, comer un caramelo lleno de pelusas..., dejar de comer.
    -Mattia se encierra en su mundo y se niega a relacionarse con los demás, son los otros los que hacen intentos más o menos afortunados de romper su coraza.
    Aunque los personajes van evolucionando a lo largo de la obra y poco a poco encuentran formas más adecuadas de relación y superación de la soledad, no llegan a manejarla de forma adecuada:
    No aprenden a aceptarse a sí mismos, a valorarse para poder encontrar relaciones más "sanas".
    Como dice una frase que se atribuye a Audrey Hepburn "siempre que necesites que alguien te eche una mano, recuerda que al final de tus brazos tienes dos, una para cuidar de ti mismo y otra para ayudar a los demás".

    ResponderEliminar
  6. Carmen Malia Muñoz17 de febrero de 2011, 20:55

    En vísperas de carnaval, os dejo la letra de un pasodoble de una comparsa gaditana. El tema,¡como no!, la soledad. Aunque esté escrita con un lenguaje sencillo y directo, no deja de tocarnos la fibra(¡la genialidad de mi tierra!).
    Espero que os guste. Un abrazo fuerte que atenúe esas- nuestras soledades.

    La soledad es testigo
    de mis castigos y glorias,
    primera de mis amigos,
    la llevo conmigo
    igual que una mas.
    La soledad me hace libre,
    la soledad no me engaña
    cuando el mundo se va,
    soledad es la ultima
    que me acompaña.
    Y es la única hermana
    que vence a la puesta de sol cada tarde,
    la presunta culpable del amanecer
    solo ante mi ventana
    la que llena mi cama
    de amores y niños,
    de abuelas y padres.
    Ay mi soledad,
    a nadie nunca como a ti le he sido fiel
    a lo mejor te llevo un día ante el altar
    porque en verdad
    quiero a tu vera envejecer.
    Ay mi soledad,
    hemos cruzado tantas cienagas los dos
    tantos secretos que no podemos contar
    tantas palabras que dirian que es amor.
    Ay soledad que a tu manera,
    subes y me das la mano
    y así los dos caminamos
    juntos por la carretera.
    Ay soledad pa mi
    que yo soy un varón
    y tu silueta de mujer
    tiene el deseo embriagador
    de otras mujeres
    que ya no me inspiraran estas canciones.
    Aunque muera contigo
    por Dios soledad
    solamente te pido
    ¡que no me abandones!.

    La Banda del Capitan Veneno, “La soledad es testigo”, Juan Carlos Aragón (2008)

    CARMEN MALIA

    ResponderEliminar