CUADRO DE BÚSQUEDA

BIBLIOVIDEOS

Loading...

miércoles, 2 de noviembre de 2011

LA TESIS DE NANCY, de R. J. SENDER

Heráclito decía: "Malos testimonios son los ojos y los oídos para quienes tienen alma de bárbaros".
El lenguaje, las costumbres y la cultura de un pueblo son tan ricos e inagotables que difícilmente se pueden plasmar en una tesis por científica que esta pretenda ser.
Para hablar de relativismo cultural, para contar anécdotas divertidas al respecto, para ofrecer nuestro parecer sobre "La tesis de Nancy", te espero el MARTES 15 NOVIEMBRE a las 18:00 h en la Biblioteca Remigio J. Aguayo.

Y para que información no te falte, te invito a visitar las páginas cuyos enlaces te facilito.

Para aclarar expresiones, pincha aquí

Un breve análisis de la obra de Sender, si pinchas aquí

Una biografía del autor, aquí

Y, ya sabes, la red ofrece una fuente inagotable de información. Te invito a navegar...

10 comentarios:

  1. Esta novela me pareció muy divertida en su momento y por eso la propuse para la tertulia. Creo que es muy útil para aprender sobre la riqueza de todo lenguaje e idioma. Muestra una variedad inmensa de vocabulario.
    Carmen J.

    ResponderEliminar
  2. En su momento, me pareció graciosa. (La leí cuando estaba en el instituto). Cuando se propuso para la tertulia, no me apetecía releerla y esta segunda lectura me ha resultado penosa. Las cosas que me resultaron graciosas ya no me han arrancado ni una sonrisa. En el rechazo a esta lectura creo que me han influido dos motivos: la edad y el hartazgo de que últimamente se esté ridiculizando tanto la lengua y cultura andaluza.
    Mª Loli R.

    ResponderEliminar
  3. Para mí ha sido la primera vez que me he enfrentado a esta novela y la he disfrutado muchísimo. Por una parte, agradezco su comicidad (después de una lectura tan trágica como fue la anterior). Por otra parte, me ha parecido una novela muy rica en muchos aspectos. Engarza con la picaresca. Hace un retrato magnífico de la España de los 50/60. Refleja sus costumbres, su cultura, el contraste entre el modo de vida aristocrático y el mundo gitano mucho más vital y rico en valores.
    La novela tiene una riqueza lingüística considerable. Yo diría que la tesis de Nancy es la tesis de Sender.
    Por último, decir que me ha resultado muy novedoso e interesante el hecho de habernos ofrecido un retrato costumbrista de España vista desde los ojos de una americana, pero escrita por un español. Agradezco la lectura de autores españoles, especialmente de aquellos olvidados o marginados por sus ideales políticos.
    Francisco G.

    ResponderEliminar
  4. Agradezco el giro de esta tertulia de la tragedia a la comedia. Pienso que en esta novela hay una saturación de situaciones cómicas. Reconozco la diablura intelectual del autor al servirse de un personaje extranjero para que escriba un español. Ciertamente es un retrato exacto de la Andalucía de la época. En principio pensé que el texto era usado como pretexto para un análisis político, religioso, cultural, etc... Sin embargo, luego descubrí que el autor va más allá y manifiesta un amor especial por las palabras, especialmente cuando se recrea en los nombres de las flores. Al autor le enamora el lenguaje y sus dobles sentidos y es, sin duda, un gran conocedor del mismo. Hay en la historia un surrealismo muy español. Pero, desde mi punto de vista, se ha pasado de vuelta.
    Paco J.

    ResponderEliminar
  5. Muy graciosa la primera vez que se la lee. Desencanto en la segunda lectura. Impresionantes los conocimientos del autor, tanto en lo religioso como en lo político, histórico, cultural y lingüístico. Es, sin lugar a dudas, un erudito.
    Me ha chocado mucho el cambio de registro. ¿Cömo puede una persona escribir un libro como el Réquiem por un campesino español y luego otro como La tesis de Nancy? Parecen dos autores distintos. Sin embargo, creo que el paso del tiempo no le ha sentado bien a la novela y mucho menos a los chistes.
    Carmen V.

    ResponderEliminar
  6. Una novela epistolar, si se la cataloga en un primer vistazo, pero un auténtico Tratado de Antropología cultural si se detiene uno en el análisis que el autor hace de una cultura, la gitana; y de una sociedad, la española y andaluza de los años 50/60. También es un valioso Tratado lingüístico, por su profundidad en el análisis de términos y expresiones que se prestan a equívocos o malentendidos en los que se basa la comicidad de la obra. Algunos creyeron que se trataba de una obra menor, cuyo único objetivo es hacer reir. Yo, personalmente, no estoy de acuerdo. El libro ofrece un retrato excelente de una España, quizá deformada por una mirada extranjera, y añorada por una pluma nativa. Ahora bien, me ha parecido demasiado pretenciosa. Creo que se podría haber escrito una historia similar en la mitad de páginas y hubiera sido mucho más amena. Abusa de pies de página, abarca demasiado, derrocha erudición y acaba resultando tediosa y cargante. Los personajes están caricaturizados y resultan esperpénticos. Los chistes han perdido su gracia con el paso del tiempo y las situaciones, en este mundo globalizado, resultan anacrónicas. Me gustó mucho cuando la leí en bachillerato (hace ya muchos años), pero hoy me ha resultado pesada.

    ResponderEliminar
  7. Aquí van algunos párrafos que hemos releido:

    "Los hombres y las mujeres hablan por medias palabras, adivinándose lo que van a decir y sin decirlo casi nunca".

    "Curro aceptó, pero poco después comenzó no sólo a permitirme pagar mis propios gastos, sino también algunos gastos suyos pequeños o grandes con una completa despreocupación".

    "En este país es de mal gusto hablar seriamente de nada".

    ResponderEliminar
  8. Hola a todos!!!

    Soy de India Y estoy leyendo este libro. Tengo algunas problemas en este libro. Si hay alguien que pueda ayudarme.

    Gracias!!!!

    ResponderEliminar
  9. No sé si has consultado el enlace que te ofrezco para aclarar términos. Tal vez esto te ayude. Es normal que este libro te cause problemas, si no eres española. Este libro se basa en los dobles sentidos de las palabras y de las expresiones y en las situaciones cómicas que de eso derivan. No se si te he ayudado en algo.
    Namasté!

    ResponderEliminar
  10. UNA TERTULIA LITERARIA (NECESARIA)

    Quien esto suscribe, va a cumplir un añito como componente de la tertulia literaria que tiene lugar, una tarde al mes, en la biblioteca “Remigio Aguayo” del Instituto Jorge Guillén, de Torrox; y cuya coordinación corre a cargo de la profesora Mª José Collado Cornillón. No dejo de reconocer y agradecer a nuestra compañera Carmen R. Malia por informarme y alentarme, entonces, a tal iniciativa.
    “Una tertulia necesaria”. Salvo, como cualquiera sabe, que las actividades puramente vitales (beber agua, alimentarse, dormir, respirar…) son las únicas imprescindibles, aquí el término “necesario” tiene una aproximación fronteriza. Comprobadlo: dejad de leer (no se puede) durante algún tiempo. ¡Te falla incluso la percepción!
    “Una tertulia necesaria”, porque te abre el campo de visión del mundo y de tus semejantes; de lo que se es y de lo que se podría llegar a ser.
    “Necesaria”, porque la base sobre la que se sustenta tu existencia es más ancha, más firme y, desde luego, más sólida por lo leído y oído.
    “Necesaria”, porque aprendes a vivir (y desde luego a convivir) escuchando y siendo escuchado; a que ratifiquen tus apreciaciones y a que discrepen de las mismas.
    “Necesaria”, porque esta tertulia aporta su humilde y modesto (pero valiosísimo) granito de arena para el histórico y civilizado “Ágora”, espacio público para el intercambio de ideas, para el conocimiento humano, sensaciones, sus pasiones, sus anhelos, su amor a y por las palabras, a la creación artística y literaria, a sus vivencias propias y ajenas, de nosotros mismos y de las historias y personajes novelados a debatir.
    Es suficiente. Afortunado Paco, por este primer aniversario, me digo a mí mismo. La tertulia ya tiene su trecho recorrido, sus añitos, su caché literario propio ¡Oh, Afrodita y demás diosas del Olimpo! ¡Oh, Talía y Melpómene, musas de la Comedia y de la Tragedia (resp.) allá en el Parnaso: no apartéis de mí este “cáliz”!
    Mi reconocimiento, mi agradecimiento y un beso enorme para todo el grupo.
    PACO JIMÉNEZ.

    ResponderEliminar