CUADRO DE BÚSQUEDA

BIBLIOVIDEOS

Loading...

lunes, 30 de enero de 2017

MANIFIESTO EN APOYO A LOS REFUGIADOS SIRIOS

Resultado de imagen de refugiados sirios

Siria, sí. “Otra vez con lo mismo”, pensarás. “A mí qué me importa lo que ahí pase, no me afecta”. “¡Qué pesados todos con lo mismo!” “Que si refugiados, que si atentados…”

Puedes mostrarte indiferente, apático, si es lo que quieres, pero antes déjame contarte…

Déjame contarte que miles de personas son asesinadas junto a sus viviendas cada día. Que cada día, los que han podido sobrevivir, viajan a países vecinos o lejanos pidiendo dormir a salvo, fuera de su país, de sus casas probablemente destruidas; buscando tan solo un refugio temporal en el que sentirse protegidos, para no ver cómo todo aquello que tenían desaparece o vuela por los aires; huyendo de un país casi sin edificios, sin niños que puedan ir a la escuela. Porque esos niños son vidas destrozadas, sin futuro, y, si salen adelante, les será muy difícil porque están perdiendo años de educación, porque muchos no saben ni siquiera lo que es un colegio.

Desde aquí pensamos que no nos afecta, pero al fin y al cabo, sí nos afecta a todos de una manera u otra. Lo que está sucediendo hoy en Siria es una tragedia, la mayor tragedia del siglo XXI. Se bombardean hospitales, campamentos de personas refugiadas. Y, mientras nosotros estamos tranquilos en nuestras casas jugando a la Play, en Siria se está librando una batalla incontrolable. Incontrolable porque hay quien se beneficia de la guerra, porque vivimos en un mundo injusto. Un mundo lleno de gente egoísta, insensible e hipócrita. Un mundo lleno de personas que no están dispuestas a renunciar a una porción de su buena vida.

Solo queremos que el mundo tome conciencia de que el terrorismo y la guerra son la mayor crisis que puede existir. Solo queremos que todos se pongan en el lugar de esos inocentes afectados y de esos padres que sufren viendo cómo sus hijos se quedan sin nada, viendo cómo les arrebatan todo lo que un día lucharon por conseguir.

Piensa por un momento en tu hogar destruido, en tu familia muerta a tu alrededor y tú sin tiempo ni siquiera para llorarles, porque hay que huir, porque volverán los que matan, volverán las bombas, el fuego, el miedo, el dolor. Volverá el horror, pero tu familia, no. ¿Te gusta esa sensación?

Déjame contarte cuántos conflictos mueven esta guerra. Una guerra en la que, como en todas, se sacrifican vidas por absurdos intereses.

La gente llora y reza por París, por Berlín, por Bruselas. Pero, ¿qué pasa con Siria? ¿Acaso la vida de un occidental vale más que la de un sirio? 

Déjame explicarte, aclararte cosas, para que no te sea indiferente.

Tenemos que ayudar, porque nadie merece vivir con miedo.

Hay que acoger a los refugiados simplemente porque es nuestra obligación, porque no tienen dónde ir, porque todos somos personas y deberíamos tener los mismos derechos, porque Siria se muere de frío y hambre.

Hay que ayudar porque la paz es mucho más que no estar en guerra. La paz es estar en armonía, respetando sin miedo todas las opiniones. La paz es algo que todo el mundo se merece.



Alumnado de 4º ESO de Filosofía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario