CUADRO DE BÚSQUEDA

BIBLIOVIDEOS

Loading...

martes, 5 de junio de 2012

BAJO EL SIGNO DE MARTE, de FRITZ ZORN


En situaciones límites, en los momentos en que se desea borrar un pasado o ser un yo distinto al que se ha sido, es comprensible arremeter contra los obstáculos que convertimos en culpables de nuestra frustración, y este ataque, esta crítica es mucho más dura cuando uno ha nacido "Bajo el signo de Marte".

Para compartir nuestras subjetivas opiniones sobre este libro y para despedir un año más de nuestras tertulias mensuales, nos vemos el JUEVES 21 JUNIO, a las 21'00 h en el Restaurante del Paseo Marítimo Pepe Rico.

Aquí os dejo información sobre el libro.

6 comentarios:

  1. Fco. José García22 de junio de 2012, 15:19

    Fritz Zorn a los treinta años descubre que padece cáncer, enfermedad que puede ser mortal. Se somete a unos tratamientos contra el cáncer y a unos de psicoterapia como aceptación de su estado terminal. Siente un gran miedo y se cuestiona qué sentido ha tenido su vida hasta entonces. Su diagnóstico psicológico es de una neurosis que ha venido sufriendo durante toda su vida. Como válvula de escape escribe su biografía, fijándose en todos los condicionantes, familiares, educativos, religiosos, sociales (la burguesía suiza), culturales (mitologías), etc. Describe de una forma desgarrada o con rabia ( su seudónimo "zorn" significa rabia o ira) todas las causas que han desencadenado en él su neurosis, características generales, que son generales a una clase media y alta de la burguesía de la segunda mitad del siglo XX en centro Europa, de ahí su mérito y originalidad. Sin embargo, absolutiza las causas de su neurosis hasta hacerlas originarias de su mal físico, el cáncer o linfoma maligno que padece.
    No asume ninguna responsabilidad de haber asimilado y haber desencadenado su neurosis obsesiva. No habla para nada de su hermano que ha vivido las mismas circunstancias que él. Sus emociones no se manifiestan. No se enamora nunca, ni tiene ninguna relación o manifestación sexual. No demuestra amor por nadie, ni sus padres ni ninguna otra persona. El dinero no ha tenido para él ningún valor, así es que nunca ha sentido la necesidad material de trabajar para conseguir algo; sus estudios los ha hecho sin ningún esfuerzo y como una inercia a la que se veía obligado a responder. Sólo al final de su corta vida hace una recopilación y el balance que encuentra es todo negativo.
    Su vida se ve influida por el contexto que le toca vivir después de la Segunda Guerra Mundial, en plena Guerra Fría, cuando se desarrolla la filosofía existencialista y los corrientes psicoanalistas, de ahí sus citas de Sartre, Freud, Reich, etc.
    Fco. José García

    ResponderEliminar
  2. Desde el punto de vista de alguien -el autor- que es un neurótico y padece cáncer, "Bajo el..." es una
    tremenda metáfora de la condición humana, la corporal y la espiritual y que pone en tela de juicio y
    condena toda la civilización y la cultura occidental: la institución familiar, la ideología burguesa, Suiza, Zurich,
    el capitalismo, las ideologías, las religiones -sobre todo la cristiana- y al mismo Dios.
    Me ha parecido un relato, una novela o un ensayo (o un poco de todo) absolutamente "kafkiano". No hay
    nada más que detenerse en su familia ¡Si hasta su madre era socia de una asociación de mujeres con una
    ideología absolutamente contraria a la suya! (Y encima viven en un pueblo llamado K.)
    Me ha gustado mucho su relato mitológico sobre MARTE y LA LUNA.

    ResponderEliminar
  3. He aquí un libro diferente a todos los que hasta ahora hemos leído. No se trata de una novela ni de un relato sino de un ensayo puro y duro que contiene una reflexión sobre una vida y sus condicionantes: la vida del escritor y su cercana muerte. Por eso, por tratarse de su propia vida, el libro puede ser considerado también una autobiografía.
    Para mí, este libro es el reflejo de una sociedad, burguesa y acomodada, desde los ojos y la mente de un neurótico. Es precisamente esa reflexión neurótica la que da valor a la obra, porque, desde el punto de vista psicológico, el libro es una joya para el análisis y la comprensión de lo que es una neurosis.
    Ahora bien, no está escrito por un neurótico cualquiera, sino por un neurótico muy culto e inteligente que además escribe muy bien y es por eso que es inevitable que, en algún momento, sus pensamientos o sus sentimientos nos afecten y provoquen en el ánimo del lector una cierta empatía.
    La educación, la sexualidad, las relaciones humanas están siendo desmenuzadas en una divagación obsesiva, pero lúcida al cien por cien. Nada desechable es su crítica a la religión, especialmente a la hipocresía cristiana.
    Es fantástica la evolución de la narración desde un punto de partida algo aséptico y distante hasta un final delirantemente bélico.
    Ciertamente las sociedades, cuanto más complejas y aparentemente perfectas son, tanto más generadoras son de trastornos mentales. Puede ser que el triunfo material de un pueblo conlleve su fracaso moral.
    En definitiva, un libro “para comerse el coco”. ¿Será por eso que me ha gustado tanto?

    ResponderEliminar
  4. Yo subrayaría dos frases de este libro:

    "Quien no es capaz de amar, no es capaz de nada"
    "Cada uno está solo con sus sufrimientos y su soledad. Cada uno tiene su propia historia".

    ResponderEliminar
  5. Con la gracia y sencillez que la caracteriza, Mª Carmen Jiménez comentó:

    "El libro me ha gustado, pero me ha parecido un tío un poco raro. Digo yo que esa pobre madre no iba a tener la culpa de todo, ¿no?"

    ResponderEliminar
  6. Me gustaría destacar dos párrafos de este libro que, creo, tienen mucho que ver con la forma de entender hoy la forma de educar a los hijos:

    "Durante mi juventud he estado alejado siempre de casi todas las pequeñas desgracias y especialmente de todos los problemas. Para decirlo con más precisión: nunca tuve problemas, en realidad no tuve problemas en absoluto. Lo que me evitaban en mi infancia no fueron el dolor o la desgracia, sino los problemas en sí, y con ello también la capacidad de afrontarlos."

    "Yo no crecí en un mundo infeliz, sino en un mundo mentiroso. Y si algo es mendaz, la desgracia no se hace esperar mucho; viene por sí sola, naturalmente."

    ResponderEliminar