CUADRO DE BÚSQUEDA

BIBLIOVIDEOS

Loading...

sábado, 4 de diciembre de 2010

LA SEMILLA DEL DIABLO, DE IRA LEVIN


La semilla del diablo, de Ira Levin

Esta novela de horror astuta, seductora e impecablemente es­crita fue un enorme éxito comercial. El aterrador librito de Levin y la película de Roman Polanski que le siguió un año más tarde («La más fiel adaptación de una novela que haya salido nunca de Hollywood», según palabras de Levin) desencadenó el auge moderno de la ficción de horror americana, haciendo posible el éxito de películas como la de William Peter Blatty (muy inferiores) El exorcista (1971) o el ciclo La profecía, y las ca­rreras de novelistas como Stephen King y Peter Straub entre muchos otros. (Desgraciadamente para Fritz Leiber, su obra si­milar Esposa hechicera había aparecido prematuramente.)
Rosemary Woodhouse es una joven feliz en su matrimonio que vive en Nueva York. Su apuesto y encantador marido, Guy, es un actor que se gana la vida en anuncios de TV y papeles se­cundarios en obras de teatro. Se mudan a un piso muy deseado en el Edificio Bramford –«viejo, negro y enorme … un laberin­to de techos altos valorado por sus chimeneas y sus detalles victorianos»–, donde pronto traban relación con una pareja vecina, Roman y Minnie Castavet. «Su boca amplia y de labios finos era de un color rosado, como si se los pintase; sus mejillas eran gredosas, sus ojos, pequeños y brillantes en órbitas pro­fundas. Ella tenía nariz grande, con un labio inferior hosco y carnoso. Usaba gafas con una montura de color rosado en un collar que caía detrás de los colgantes de perlas.» Los Castevet son bastante mayores que Rosemary y Guy, y al principio Rosemary los halla excéntricos y un poco fastidiosos. Sin em­bargo, Guy les toma afecto y pasa largas horas en su piso discu­tiendo sobre cuestiones de teatro.
Rosemary se pone melancólica y, en general, se siente insa­tisfecha con su vida. Pero la egoísta carrera de Guy está flore­ciendo: obtiene un papel importante en el teatro cuando un actor rival es cegado misteriosamente. De pronto se vuelve solí­cito hacia su joven esposa: «He estado tan ocupado tirándome de los pelos por mi carrera que no he prestado suficiente atención a tu vida. Tengamos un bebé, ¿quieres?». Éste es el mayor deseo de Rosemary, y empieza a prepararse para la maternidad. Es feliz, aunque el maloliente hechizo para la buena suerte (raíz de tanis) y los extraños alimentos y bebidas que Minnie Castevet le impone se convierten en una fuente de creciente irritación. Una noche tuvo un sueño muy desagradable: «Abrió los ojos y observó unos ojos de horno amarillos, sintió olor a azufre y raíz de tanino, un aliento húmedo en la boca, oyó gru­ñidos de lujuria y la respiración de espectadores …».
El embarazo de la pobre Rosemary adquiere un rumbo ho­rripilante, y su resultado es monstruoso. Poco a poco descubre lo que está pasando realmente, y trata de rebelarse contra el papel que se la ha obligado a desempeñar. Los indicios sobre el carácter oculto de los sucesos son esparcidos cuidadosamen­te por toda la novela, formando una intensa atmósfera de desa­sosiego. Es un relato elaborado de manera experta, un libro de un autor teatral, en el que todo detalle físico y todo diálogo son importantes. Ira Levin (nacido en 1929) era un autor de teatro y televisión de éxito antes de publicar La semilla del diablo (Rosemary’s Baby) (un musical de 1965 llamado Drat! The Cat!, al que se alude en la novela, es realmente una obra suya)  y su ha­bilidad para tejer una trama ingeniosa le fue muy útil cuando escribió este best–seller. Pero la principal razón del atractivo de la novela reside en la caracterización de Rosemary, una mujer americana moderna, una chica de clase media amable y bonda­dosa con la que la mayoría de los lectores pueden identificarse, y simultáneamente la doncella perseguida de las viejas novelas de terror, presa de hombres insensibles, grotescas brujas viejas y un diablo demasiado masculino.

El autor.- El novelista Ira Levin, autor de grandes éxitos literarios como 'Rosemary's Baby' ('La semilla del diablo') y 'The Boys from Brazil' ('Los niños del Brasil'), murió el 12 de noviembre en Nueva York, a los 78 años de edad. Falleció por causas naturales, según explicó su hijo Nicholas.Como escritor, Levin sólo es autor de siete novelas, pero todas ellas tuvieron un enorme éxito de la crítica y del público, y la mayoría fue llevada al cine.Las principales obras fueron 'Rosemary's Baby', que llevó al estrellato a Mia Farrow y John Cassavetes por la película 'La semilla del diablo', y 'Los niños del Brasil', con Gregory Peck, James Mason y Laurence Olivier.La primera cuenta la historia de una joven de Nueva York que se queda embarazada por el diablo, en tanto que la segunda relata una conspiración de Josef Mengele, el médico de los campos de concentración nazi, para clonar un nuevo Adolfo Hitler desde Sudamérica.Levin también consiguió gran éxito con 'The Stepford Wives' ('Las mujeres perfectas') y 'Deathtrap' ('La trampa de la muerte'), una novela de suspense tragicómico.Nacido en Manhattan el 27 de agosto de 1929, Levin comenzó a escribir para la televisión cuando todavía era un adolescente. Su primer éxito se produjo con la novela 'A Kiss Before Dying' ('Bésame antes de morir'), la historia de un hombre ambicioso que asesina a su novia para quedarse con la hermana de ésta.Con esa novela ganó el premio Edgar de la crítica y fue llevada a la gran pantalla en 1956, con Robert Wagner como personaje principal y después, en 1991, en una nueva adaptación con Matt Dillon.Considerado un gran maestro de las novelas de misterio, Levin recibió un segundo galardón Edgar en 1980 por 'Deathtrap', la historia de un dramaturgo decadente que interviene en un complot para asesinar a un rival y robarle su novela.Como casi todas sus obras esa novela también fue un éxito cinematográfico en 1982 con Michael Caine y Christopher Reeve en los papeles principales.Levin también hizo comedia y en 1955 adaptó la novela 'No Time for Sargeants' que en el cine dio fama al actor Andy Griffith.Sus dos matrimonios terminaron en divorcio y le sobreviven tres hijos: Nicholas, Adam y Jared, además de una hermana y tres nietos.

6 comentarios:

  1. Días fríos, lluviosos y oscuros nos acompañan como preludio del duro invierno que se avecina.
    Es tiempo de recogimiento, de inhibición en nuestro mundo social y, en el calor del hogar, a veces, sólo encuentras un escenario de soledades yuxtapuestas...
    ¡Cuidado! No dejes que germine en ti "la semilla del diablo"...
    Os espero el MARTES 14 DICIEMBRE, a las 17:00 h. Veremos la película y luego comentaremos el libro y todo lo que se nos ocurra.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Mª José!
    Ayer no pude quedarme hasta el final de la tertulia así que aprovecho este espacio para darte algunos argumentos a favor de mi teoría:
    - La temática de la obra entroncaría con una literatura anterior tipo "Fausto" o "El retrato de Dorian Gray".
    - En una ciudad tan cosmopolita como Nueva York donde se encuentran representados todos los credos y religiones (judios, católicos, protestantes...) es posible encontrar seguidores de sectas satánicas viviendo al lado de tu casa.
    - El nombre de la protagonista Rosemary significa romero, una planta tradicionalmente relacionada con el culto mariano.
    - El nombre del protagonista Guy significa tipo, tipejo; pero asociado al mundo del espectáculo un Bad Guy es un personaje malvado y diabólico.
    - La obra transcurre entre agosto de 1965 y junio de 1966. Esta fecha esta relacionada con el diablo y los personajes de la novela en nochevieja brindan por el año 1(de la era satánica).
    En otro momento comentaré lo que más me ha interesado de la novela.
    Saludos

    Mari Valverde

    ResponderEliminar
  3. Hay quien dice que los best-seller son literatura basura de poca calidad e interés. Pues aquí tenemos un libro que destruye esta teoría. Un libro que se lee del tirón, sin dificultad aparente, que incluso podría considerarse literatura juvenil y que, por otro lado, esconde una complejidad inmensa. Para unos, una novela que refleja e infunde el mayor de los terrores posibles: el terror psicológico; para otros, una metáfora sobre el advenimiento del Anticristo materializado en los acontecimientos históricos del momento y la visión que la sociedad norteamericana hace de ellos; para otros, una descripción perfecta del proceso destructivo y manipulador del maltrato psicológico. Hay quien encuentra en el libro una historia de satanismo del más puro y duro. Hay quien prioriza el fondo histórico-cultural sobre el que gira la historia. Y hay quien preferentemente ve una novela psicológica de terror. Sin embargo, ni siquiera encontramos unanimidad al definir la situación que transmite este terror. Mientras entre los perceptores del terror psicológico que la película transmite, hay quien interpreta que se debe a la desvalidez y soledad en que se sumerge toda víctima, también hay quien quiere ver una descripción magistral de una paranoia. Una lectura para todos y para todo tipo de interpretación posible. Un auténtico "comecocos" literario. Un escritor (Levin) y un director de cine (Polanski) que han sabido manejar con precisión y soltura todos los hilos de una historia que no puede dejar indiferente a nadie.

    ResponderEliminar
  4. Tal vez llego un poco fuera de tiempo para comentar aquí, pero dicen que más vale tarde que nunca, y yo lo apoyo.
    No he leido el libro, pero si que he visto la película y creo que es suficiente para opinar. Es cierto que lo puedes ver de distintos puntos de vista. Yo al principio pensé que era una simple película de terror, tipo "el exorcista"; uno se puede apoyar en los argumentos que dice Mº Carmen para creerlo (aunque uno dice que Rosemary significa Romero, cuando en realidad Rosemary significa Rosa María -no es muy relevante pero es un apunte-). Pero luego pensé que esos argumentos que pone en bandeja Levin, son los que llevan a Rosmary a la locura. Es una situación creada por el azar, que hace creer en la presencia del mismo diablo no solo a Rosmery, si no también al lector/espectador.
    Uno de los argumentos de más peso que hace ver esto último, es que toda la película transcurre desde el punto de vista de Rosemary, nunca se ve lo que hacen realmente en la otra habitación, y el médico no ve a la protagonista muy en su sano juicio.
    Verlo como lo ve Rosemary no está mal, pero el libro/película se quedaría poco interesante. Es una historía mucho más rica si se vé que todo es fruto de la imaginación de Rosemary y como nos hace caer en su paranoia. La semilla del diablo termina siendo la semilla de la locura, no me parece una buena traducción, crea mayor confusión.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo con esa interpretación que haces del título. Yo también creo que la semilla del diablo es la locura y muchas gracias por esos datos que ofreces sobre el hecho de que en ningún momento se sabe lo que los otros personajes de la obra hacen. Todo está visto desde la perspectiva de Rosemary, desde su mente paranoica. Yo también he interpretado así la historia. No obstante, comprendo que existen interpretaciones diferentes y todas son igualmente válidas.

    ResponderEliminar
  6. Para mi es todo real y estoy con Rosemary totalmente..nome parece paranoica para nada...se ven muchos detalles q no son ficcion...y sobretodo como termina...la peli.. es una obra exelente :)justo ahora la estoy viendo

    ResponderEliminar